ADMINISTRACIÓN FINANCIERA EN LA ORGANIZACIÓN

Conceptos y objetivos
La administración financiera se refiere a las tareas del administrador financiero dentro de una organización.

Los administradores financieros administran activamente los asuntos financieros de todo tipo de empresas (financieras y no financieras, privadas y públicas, grandes y pequeñas, lucrativas y no lucrativas). Desempeñan una gran variedad de tareas financieras como planeación, extensión de crédito a los clientes, evaluación de grandes gastos propuestos y la consecución de dinero para financiar las operaciones de la empresa.
El principal objetivo de la administración financiera es realizar actividades tendientes al análisis y planeación financieros, decisiones de inversión y financieras, todo con el fin de incrementar lo más ampliamente posible las utilidades de los propietarios de la empresa, los accionistas.

La meta de la empresa y por lo tanto, de todos los administradores y empleados de la misma, es maximizar la riqueza de los propietarios para quienes es administrada. La riqueza de los propietarios corporativos se mide de acuerdo con el precio de las acciones, el cual, a su vez, se basa sobre la regularidad de los rendimientos, su magnitud y su riesgo.


Funciones de las finanzas
Las principales funciones de las finanzas pueden ser referidas a los estados financieros básicos de la empresa. Sus tres funciones principales son:

Planeación y análisis financieros
Determinación de la estructura de activos de inversión
Manejo de la estructura financiera

El análisis y la planeación financieros se refieren a la transformación de los datos de finanzas de modo que puedan utilizarse para vigilar la posición financiera de la empresa. A la evaluación de la necesidad de incrementar la capacidad productiva, y. A determinar el financiamiento adicional que se requiera.

Estas funciones abarcan la totalidad del balance general, así como el estado de resultados de la empresa y otros estados financieros. Aunque esta actividad se apoya en gran parte en los estados financieros basados en pasivos acumulados, su objetivo subyacente es el de evaluar los flujos de efectivo de la empresa y desarrollar planes que garanticen la disponibilidad de estos de modo adecuado para dar soporte a la consecución de sus metas.

Decisiones de inversión

Las decisiones de inversión del administrador financiero determinan tanto la composición como el tipo de activos señalados en el balance general de la empresa. Esta actividad se señala en el lado izquierdo del balance. El término composición se refiere al importe monetario del activo circulante y el activo fijo. Una vez que se determina la composición, el administrador financiero debe obtener y tratar de mantener ciertos niveles óptimos para cada tipo de activo circulante.

Asimismo, debe decidir cuales son los mejores activos fijos que deben adquirirse, y saber en que momento se hacen obsoletos para así reemplazarlos o modificarlos. Estas decisiones son importantes en cuanto a que afectan el éxito de la empresa respecto al logro de las metas financieras que se han propuesto.

Decisiones financieras

Esta actividad se refiere al lado derecho del balance general de la empresa, e involucra a dos áreas principales. Primero, debe ser determinada la composición más apropiada de financiamiento a corto y largo plazo. Un segundo aspecto, de igual importancia, es determinar cuales fuentes (orígenes) individuales de financiamiento a corto y largo plazo son mejores en un momento especifico. Muchas de estas decisiones son impuestas por la necesidad, pero algunas requieren de un análisis minucioso de las alternativas financieras disponibles, de su costo y de sus implicaciones a largo plazo. Una ves más, lo que reviste importancia fundamental son los efectos de estas decisiones sobre el logro de las metas de la empresa.

3.3. Ubicación en la estructura organizacional
Las condiciones e importancia de la función financiera dependen en gran parte del tamaño de la empresa. En empresas pequeñas la función financiera la lleva a cabo el departamento de contabilidad pero a medida que la empresa crece obliga la creación de un departamento de finanzas especializadas; esto es, una unidad orgánica autónoma vinculada directamente al presidente de la compañía a través de un vicepresidente o directos de finanzas del cual dependerán el tesorero y el contador. El primero como responsable del control de efectivo y formulación de planes para aplicaciones de capital, manejo de crédito y cartera de inversión. El contralor realiza actividades contables relativas a impuestos, procesamiento de datos contables y de costos.