Rol del administrador y código de ética profesional

Al administrador le corresponde contribuir, valiéndose de sus conocimientos profesionales, a que el organismo en que presta sus servicios alcance sus metas en forma eficaz mediante la estructuración y coordinación convenientes de los recursos disponibles.


El rol que debe jugar el administrador es el de un profesionista experto en un campo del conocimiento humano, concreto y especifico. Las nuevas tecnologías de dirección de grupos requieren que el administrador sepa generar la sinergia del trabajo grupal y ser un director de un grupo de trabajo.


Debe también, dominar técnicas de diagnóstico de dificultades y reconocer sus causas, proponer soluciones alternativas, provocar la tema de decisiones correctas que generen el estado ideal y, en caso de ser contratados para intervenir profesionalmente, guiar a los elementos que intervienen, dirigiéndolos hasta encontrar la solución deseada.


Código de ética profesional
La ética personal se encuentra presente en todos los actos del individuo, lo cual incluye los que efectúa en el desarrollo de su profesión.


El administrador se encontrará constantemente ante problemas sin marcos de referencia que le ayuden a normar su criterio de acción, los que tendrá que resolver con sentido ético y criterio profesional. A menudo puede tropezarse con el hecho de que para alcanzar una meta deberá tomar alguna decisión grave, como puede ser, cerrar una fuente de empleo.


Debido al desarrollo de las profesiones se han creado asociaciones de quienes las practican, con el objetivo de establecer principios normativos para orientar el criterio de sus agremiados en relación con los deberes de la profesión hacia la sociedad, especialmente para con aquellos a quienes se ha de servir directamente.


Los principios regentes del ejercicio profesional de la Licenciatura en Administración se encuentran plasmados en el Código de ética del Licenciado en Administración emitido por el Colegio Nacional de Licenciados en Administración.