ESCUELA CIENTÍFICA DE TAYLOR

1. AMBIENTE TECNOLÓGICO DE LA ÉPOCA
Durante la segunda mitad del siglo XIX comenzó en América una nueva era industrial, como consecuencia principal de la expansión de la industria mecánica y de la abolición de la esclavitud.

No existía aún el capital como lo conocemos actualmente. La forma moderna del capital no vino a perfilarse sino hasta 1862 cuando se introdujo la empresa de acciones comunes y responsabilidad limitada, una asociación de individuos con algunas de las características de la sociedad civil y de la sociedad anónima. La introducción de compañías de acciones comunes en la economía marcó la separación entre el capitalista y el empleado y la división entre el capital y la admón. Durante este período, las empresas más dramáticas de América, los ferrocarriles, crecieron tanto en tamaño como en importancia. Las líneas de rieles fueron extendiéndose, nuevos territorios se abrieron y se agudizó la competencia entre las empresas. En esta época también se expresaba un gran interés por la diseminación e intercambio de ideas, reconociendo la necesidad de formar sociedades, publicaciones y reuniones para intercambiar puntos de vista. Ya estaba abonado el suelo para que la administración fuera considerada una entidad por sí misma. Y la brillante luz de la época fue indudablemente el reconocimiento por una de las mejores universidades de que la admón era factible de ser enseñada a nivel universitario (1881).


2. ANTECEDENTES, CARACTERÍSTICAS GENERALES, ALCANCES Y LIMITACIONES.

A) Charles Babbage
Charles Babbage era un matemático, un científico y un escritor. Su conocida obra LA ECONOMÍA DE LAS MAQUINAS Y LAS MANUFACTURA, apareció por primera vez en 1832, y los tres mil ejemplares impresos se vendieron en menos de dos meses. Charles Babbage, más que ningún otro autor contribuyó al inicio y desarrollo del enfoque científico del estudio de la admón. También señaló que la admón debía averiguar el número de veces que cada operación era repetida por hora, que el trabajo debía ser dividido en esfuerzo físico y mental, que el costo exacto de cada proceso debería determinarse; y que cada trabajador debería obtener una bonificación proporcional a su propia eficiencia y el éxito del negocio. También en el área de estudio de tiempos fue Babbage predecesor de Taylor.


B) Henry Robinson Towne
Como presidente de la compañía manufacturera Yale y Towne durante cuarenta y ocho años, Towne actuó como instrumento directo en la implementación de nuevos métodos administrativos en las plantas de su empresa. Towne destaca que la admón del taller es tan importante como la admón de ingeniería en la eficiente dirección de una empresa. Towne pedía que la admón fuera considerada una ciencia con su propia literatura, revistas y asociaciones.

Towne también afirmo que el reparto de utilidades no es un ajuste equitativo ni una solución correcta a un problema económico. El plan de Towne garantizaba una tasa de salarios definida para cada empleado, con la ganancia que cada depto obtenía sobre un nivel científicamente calculado.


C) Robert Owen
Fue un reformados inglés (1771-1858) fue el fundador de las primeras sociedades cooperativas. Owen desarrollo un enfoque analítico y sistemático par aplicarlo a la admón de talleres, también estableció conceptos fundamentales en muchas áreas.


D) Frederick W. Taylor
Un casi desconocido ingeniero de Filadelfia, Taylor, originó en este ambiente un concepto nuevo e integral de la admón. De acuerdo con Taylor, en lugar de ser “los hombres del látigo”, los administradores deberían desarrollar una nueva filosofía y un nuevo enfoque a la administración. Tendrían que cambiar a una visión más amplia, más comprensiva para concebir su trabajo como una incorporación de los elementos de planificación, organización y control.

Sus ideas fueron generadas mientras trabajaba para diferentes empresas, comenzando en 1878 en la Midvale Steel Company. En dicha empresa ascendió de diseñador de modelos a ingeniero - jefe en 1884, a la edad de 28 años.

Taylor vio, por ejemplo, que la administración no tenía un concepto claro de las responsabilidades obrero - patronales; que prácticamente no se aplicaba ningún estándar efectivo de trabajo; que no se utilizaban incentivos para mejorar la actuación de los trabajadores; que se seguía un sistema militarizado en casi todos los aspectos; que las decisiones administrativas se basaban en premoniciones, intuición, experiencias anteriores o en evaluaciones a ojo de buen cubero; que prácticamente no existían estudios comprensivos que incorporarán un concepto de flujo total del trabajo entre departamentos; que los trabajadores eran asignados a puestos para los cuales tenían poco o nada de habilidad o aptitud; y, finalmente, que la administración aparentemente no tomaba en cuenta que la excelencia en actuación y operación significaría una recompensa tanto para la administración como para los trabajadores.

También en esta época Taylor experimentó la lucha típica entre obreros y capataces sobre la cantidad de producción.

Þ EL CONCEPTO DE TAYLOR SOBRE LA ADMINISTRACIÓN.
La filosofía de Taylor sobre la administración era mucho más profunda que lo que un examen superficial de sus principios nos llevaría a suponer. Después de estudiar sus diferentes obras de trabajo de su vida, parecería razonable afirmar que la tesis principal de Taylor era que el máximo bien de la sociedad puede surgir sólo a través de la cooperación de la administración y los trabajadores en la aplicación de métodos científicos a todos los esfuerzos comunes. Veía que a mayor esfuerzo, mayor la riqueza del hombre. Para maximizar su producción con un nivel dado de esfuerzo, Taylor creía que el método científico tenía que ser aplicado en la selección de trabajadores, selección de puestos, creación del ambiente apropiado, etc., para determinar apropiadamente el trabajo de cada hombre. Si bajo estas condiciones el trabajador lograba un nivel de excelencia en la producción, debía recompensársele; si el estándar de producción no era obtenido debía penalizársele. Dándose cuenta de que estos conceptos eran, en la mayoría de los casos, contrarios a la práctica común, Taylor pedía una revolución mental tanto por parte de la administración como de los trabajadores para que pudieran comprender estos principios y cooperar en el espíritu del trabajo armonioso a fin de mejorar sus suertes respectivas, obtener salarios más altos para el trabajador y un aumento en la producción a menor costo para la administración.

Þ EL IMPACTO DE LA ADMINISTRACIÓN CIENTÍFICA.
Una contribución obvia de la administración científica fue la mejora general en la administración fabril. Tan pronto como se abrió camino para las mejoras en el taller, se generalizó a ventas y administración general y otras facetas de la empresa. Trajo consigo una más efectiva utilización de equipo, mano de obra y materiales. Estimuló el desarrollo de controles, rutas y planificación más exactos. Para el trabajador resulto en una mejor selección de puestos, más oportunidades de avance, salarios más altos, mejores condiciones de trabajo, horas de trabajo apropiadas y una ampliación del alcance de la iniciativa individual a través de mejores oportunidades de trabajo y aplicaciones de incentivos.

Para la administración, ha señalado el camino a una más efectiva organización, un producto más confiable, una mejor fuerza de trabajo, un cliente mejor comprendido, una mejor imagen corporativa y una posición más efectiva en cuanto a utilidades.


E) FRANK BUCKER GILBRETH Y LILLIAN M. GILBRETH.
Cuando estos nombres se mencionan, inmediatamente se piensa en los esfuerzos precursores de Gilbreth; su trabajo y refinamientos en el área de estudios de movimientos proveyó las bases completas de nuestras aplicaciones modernas en la simplificación de trabajos, estándares significativos de trabajo y planes de salario e inventivos.

Nacido en 1868, a pesar de haber aprobado los exámenes de admisión al Massachusetts Institute of Technology, decidió entrar a la industria de la construcción, comenzando como aprendiz de albañil con la empresa Whidden y Compañía. Rápidamente desarrollo nuevas maneras de colocar los ladrillo para ahorrar tiempo, nuevas maneras de apilar los ladrillos que eliminaban movimientos que normalmente se requerían para que el albañil examinara cada ladrillo y prescribió una consistencia precisa de la mezcla para poder poner los ladrillos sin tener que volver a pegarle con el palustre. A través de estudiar y analizar científicamente los movimientos de los trabajadores, Gilberh desarrolló un método más eficiente y rápido de poner ladrillos (y sin saberlo se inició en una búsqueda de toda la vida para encontrar “la mejor forma” de efectuar cualquier trabajo dado.

En 1904, Gilbreth se casó con Lillian Moller, quien tenía antecedentes en psicología y administración y ambos se embarcaron en la búsqueda de mejores métodos de trabajo.

En el concurso de sus estudios, los Gilbreth inventaron y utilizaron muchas herramientas y técnicas. Estuvieron entre los primeros en usar películas para analizar y mejorar secuencias de movimientos. Gilbreth no podía determinar el tiempo que tomaba cada movimiento ya que las primeras cámaras no trabajaban a una velocidad constante, puesto que la mayoría eran manuales.

Para salvar este obstáculo, Gilbreth inventó un micrómetro, un reloj con una larga manecilla capaz de registrar el tiempo a 1/2000 de minuto. Con este reloj en el campo en que el estudio de trabajo se estaba filmando, Gilbreth podía analizar cada movimiento en la película y determinar cuanto tiempo se necesitaba para efectuarlo. Fuera del área de los movimientos, los Gilbreth desarrollaron el sistema de tarjetas de personal o “lista blanca” un precursor de los actuales sistemas de calificación de méritos. Dieron énfasis a las instrucciones escritas para evitar confusiones y malos entendidos.


F) HENRY LAURENCE GANTT.
Gantt fue contemporáneo y protegido de Frederick W. Taylor. En 1901, Gantt saco a la luz su sistema de salarios de bonificación por tarea. Estaba basado en el sistema de tasas diferenciales por pieza de Taylor, pero era, en palabras de Gantt, “lo más diferente posible del antiguo método de fijar tasas por pieza de los registros del tiempo total que tomó hacer el trabajo”. En lugar de eso, el tiempo permitido para el trabajo estaba basado en condiciones estándar de taller y una ejecución de primera clase.

Con este sistema si el obrero terminaba su tarea fijada para el día, recibía una bonificación adicional a su paga diaria. Si no terminaba su trabajo, recibía su paga normal y no era castigado. Con la introducción del sistema de Gantt, la producción aumento más del doble. También desarrollo la “gráfica del balance diario” ahora conocida como Gráfica de Gantt.

En 1908, Gantt presentó su trabajo “Adiestramiento a los obreros en los hábitos de la administración y la cooperación” ante la Sociedad Americana de Ingenieros Mecánicos. En dicho trabajo encontramos su tercera contribución: una política para instruir a los obreros en lugar de forzarlos.